REFLEXOLOGÍA para la mujer

El pie por su sensibilidad es el área donde la respuesta posee mayor eficacia terapéutica. Presionando de mayor a menor intensidad según la finalidad que se quiera conseguir, se puede estimular la zona dañada y devolver el equilibrio a un órgano.

La reflexología es un método para activar los poderes curativos del cuerpo. Se sabe que hay zonas de energía que recorren el cuerpo formando áreas reflejadas en el pie, las cuales corresponden a la mayoría de los órganos, glándulas y zonas anatómicas del cuerpo.

Los beneficios que la reflexología nos proporciona son entre otros reducir el estrés, mejora la circulación, limpia el cuerpo de toxinas e impurezas y equilibra la totalidad del sistema y revitaliza la energía.

Cuando llegamos a casa después de un largo día de trabajo moviéndonos por la calle o por casa, llegamos a un punto en el que sólo queremos quitarnos los zapatos y poner los pies en alto para relajarnos, con la reflexología, evitaríamos este problema por que nuestra circulación estaría activada y no llegaríamos a esa situación de dolor.

Toda esta tensión y estrés acumulado se nos refleja en la cara y sobre todo en las zonas de ojos, boca y piel, con la reflexología se relaja el cuerpo y la mente.

Otro desorden es el problema de la menstruación, cosa que se corrige y combinada con tratamiento visceral que hacemos en Beleco425 podemos mejorar la circulación y limpiar las paredes uterinas, mantener limpio el conducto de los ovarios al útero, eliminar la retención de líquidos, etc.

En los nuevos cambios de la mujer

Con la menopausia hay mujeres que sufren una interminable serie de molestias cuyos síntomas en general están atribuidos al estrés y preocupación por los cambios de vida que la mujer tiene durante esta época.

La reflexología puede hacer estos cambios más soportables como por ejemplo normalizar los niveles de calcio y de fósforo en los huesos, segregar las hormonas que ayudan a vencer al estrés, ayudar a la circulación en el área reproductora, mantener la circulación en el útero, regular el nivel de estrógeno, estimular y relajar el área de las trompas de Falopio, mejorar la energía y la circulación, entre otras muchas propiedades.

Un masaje cada quince días de reflexología, sería lo ideal: estimularía todo el organismo de modo particular las funciones de las glándulas endocrinas debilitadas por el paso del tiempo, se puede relajar la piel y el cuerpo, reducir la inflamación, aliviar el estrés, etc.

Algún consejo:

Tenemos que recordar que los pies son la base de nuestro bienestar por lo que debemos cuidarlos de la siguiente manera: por la noche recomendamos hacer baños de contraste con la ducha intercalando agua caliente y agua fría, con lo que lograremos devolver la tonicidad a la piel y al mismo tiempo reforzar el delicado sistema termorregulador del organismo, aumentando las defensas inmunitarias.

Por último recordarte que la reflexología debe ser aplicada por profesionales y para un mejor resultado se debe combinar con fisioterapia especializada para que te puedan tratar con otras terapias como linfodrenajes, osteopatía visceral y masajes.

Mer Blanquet @Beleco425

 

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.